El Laberinto de la Quimera

Friday, July 29, 2005

Votos a la deriva

Puede que mañana lea estas mismas líneas, quizá pasado mañana, dentro de cuatro días, un año...; y cada vez que dirija mis ojos a esta hoja de papel, verlo de una manera distinta, propiciada por el paso del tiempo y la mutabilidad de la mente. Aunque poco tiene de importancia ahora. Cuando todo esto que estoy escribiendo lo vuelva a revisar, sabré que no puedo objetar nada contra él, ni refutar prácticamente sobre su forma. No correrá por mis venas la misma sangre creadora.
Entre multitud y sombras grotescas, animalizadas y abichadas tanto como en cualquier ilusión esperpéntica de Mala Estrella, vivo en soledad rodeado de mentes dispares, almas corruptas y autómatas de sus absorciones de persona y ser.
Votos de confianza depositados en una urna perforada por su base, han sido conducidos al tremebundo olvido y al naufragio en el mar de las almas. Votos desperdiciados por la fe y malgastados por la paciencia y la templanza, votos arrebatados de la ilusión y el apego por lo querido.

¡Qué ceguera produce la confusión de la ilusión!
¡Qué triste es despertar en lo real!
¡Qué duro es el golpe de la verdad!

Tuesday, July 26, 2005

Nuestra "otra" vida

Esa vida oculta que todos tenemos,
esas vivencias que nunca sabremos,
esas escondidas vidas que en la tumba
de la noche habitan.

Allí, con los ojos cerrados,
aprendimos que en la oscuridad
hay luz, invisible e imperceptible.

Tocamos algo que jamás alcanzaríamos
con nuestros engañosos sentidos...
por eso existimos.

Estoy agonizando. La noche hace tiempo que tiñó de oscuro el cielo. Mi carnoso envoltorio ha estado expuesto a un largo e intenso día...
Ahora comienza lo bueno. Como un cadáver, exánime mi cuerpo yacerá en la cama, abatido por la realidad.
El poder de mi mente creará de forma inconsciente otra vida, un mundo paralelo, en el que yo, sin saberlo, seré mi propio Dios...

Saturday, July 23, 2005

Vida



Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.


Grito "¡Todo!", y el eco dice "¡Nada!".
Grito "¡Nada!", y el eco dice "¡Todo!".
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada).

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

José Hierro

No podría haber elegido mi gran amigo Pepe mejor nombre para este soneto...
Así es nuestra vida. Damos todo por perseguir nuestras ilusiones, nuestro aliento se mezcla con el aire formando un inmenso torbellino y ¿cual es el resultado de todo esfuerzo?: Nada.

Así es el ser humano, así somos los poetas. La vida suele ser triste si observamos lo que nos rodea, por eso nos encerramos en la soledad, arropados por su silencio; por eso bajo la débil luz de una lámpara intentamos prolongar nuestra vida más allá de la muerte, para permanecer en la memoria de poetas venideros, para que nuestro canto nunca se apague...

Aquí está el primer post de un atormentado que en las letras encuentra su evasión de lo mundanal. Hasta pronto.